Una carrera, Un juez y el premio – Una Gran Competición

Una carrera, Un juez y el premio – Una Gran Competición
 
Hola amigos hoy voy a compartir con ustedes la predica de mi marido del día domingo 13/07/2014, en la iglesia CCC, porque la encontré muy edificante para el día que estabámos vivendo. Una prédica que nos lleva a pensar en una competencia más importante que el mundial. Una prédica muy edificante !!!!
 
Hermanos, hoy termina un gran evento de futbol en el mundo. Quiza algunos estén más contentos que otros… Pero lo que realmente me llama la atención es que los que están más preparados físicamente, mentalmente y claro técnicamente, terminan avanzando y llegan a disputar el premio principal de la competición.
Siempre lo que están más bien preparados  terminan venciendo una competición.
Lo más interesante que nosotros  como iglesia también venimos participando de un gran evento.
Hemos hablado y estudiado en los cultos, vigilias y reuniones, sobre una guerra espiritual, sobre luchas que hemos vivido, sobre problemas que hemos pasado.
Pero no quiero volver a repetir estos estudios, sin embargo creo que todos debemos tener claro cuál es la gran competición que nosotros estamos participando y de la cual depende nuestra vida o muerte.
La Biblia deja claro cuál es esta competición:
Hebreos 12:1 Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante.
 
 
 
Este versículo, que fue escrito por un autor desconocido, hace referencia a los capítulos 10 y 11, donde hace advertencias muy fuertes a creyentes que estaban lejos de Dios y con una actitud muy mala según la palabra de Dios. Y deja claro que el justo vive por la fe en Dios y nada más.
Este versículo deja claro que estamos participando de una gran competición, una carrera, y una carrera bastante larga.
Pero tenemos claro cuál es la carrera que estamos corriendo?
Hermano Eduardo, pero de que está hablando, que carrera es esta, que competición es esta, de que está hablando?
Quizá hermanos, hoy usted esta acá sentando en la iglesia, escuchando una persona tan común y mortal como ustedes, pero no tiene claro cuál es la carrera que está corriendo-.
Hermanos, si hay una carrera, incluso hay un árbitro (juez), hay reglas y estoy 100% seguro de que hay un premio.
Una vez más, la respuesta está en la Biblia, en la carta de Pablo a su amigo Timoteo.
2 Timoteo 4:7 y 8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día; y no sólo a mí, sino también a todos los que aman su venida.
 
Pablo deja claro que la carrera que estamos corriendo no es solamente una carrera de autos, o una maratón de 42 km.. Es algo mucho más grande y difícil.
Es una batalla, una competición donde hay perdedores y ganadores.
La palabra batalla en el texto original en griego es agonidzomai,que signigica entrar en combate o luchar.
Quizá usted a notado que la palabra agonía viene también de esta palabra en Griego.
Esto deja muy claro que esta pelea nos es fácil.
La verdadera vida cristiana es descrita acá como una lucha constante.
Romanos 8:36 Así está escrito: Por tu causa siempre nos llevan a la muerte, nos tratan como a ovejas para el matadero
 
Salmo 44:22 Por tu causa, siempre nos llevan a la muerte, nos tratan como a ovejas para el matadero
 
En algunas versiones dicen que nos llevan para la muerte todos los días.
Bueno, hermanos, pero esta carrera tiene fin.
Pablo dijo que el terminó esta carrera y también deja claro que está no es una carrera física y si una carrera espiritual, una carrera de Fe.
2 Timoteo 4:7 y 8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe
Gloria a Dios..
 
Pablo también deja claro que hay un juez para esta carrera y que hay un premio para el vencedor
2 Timoteo 4:7 y 8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe. Por lo demás, me está guardada la corona de justicia, la cual me dará el Señor, juez justo, en aquel día
 
 
Bueno, creo que está claro que estamos en una carrera. Una carrera que no es para nada fácil, una carrera donde todos los días hay una o más batalla de vida o de muerte. Pero una carrera que si podemos vencer, una carrera donde el premio es la corona de justicia, es nuestra salvación en Cristo Jesus.
Listo, primera duda aclarada: Estamos corriendo una carrera, hay un premio para esta carrera y también hay un juez para esta carrera… Por lo tanto hay reglas para esta carrera.
En realidad hay una sola regla – Volvemos a leer el versículo de Hebreos 12:1
Hebreos 12:1 Por tanto, también nosotros, que estamos rodeados de una multitud tan grande de testigos, despojémonos del lastre que nos estorba, en especial del pecado que nos asedia, y corramos con perseverancia la carrera que tenemos por delante.
 
La regla es llegar al fin de la carrera perseverando y no pecando.
Despojémonos del lastre que nos estorba: en el griego el verbo usado es apotithemi  que significa poner de lado, como cuando un atleta que está a punto de iniciar una carrera, saca toda las ropas pesadas y las pone de lado para poder liberar sus movimientos, para sentirse liviano y libre.
El atleta tiene fuerzas solamente para la carrera, no sobran energías extras para cuidar de cuestiones no esenciales para la competición.
No hay porque perder tiempo..
La palabra lastre es una metáfora sobre cualquier pecado o cosa no esencial que pueda servir de trampa para nuestra carrera espiritual.. Todos nuestros pecados son lastres que nos estorba.
Pero también hay otros factores que no significa un pecado pero que también es un lastre en nuestra vida, porque desvían nuestro esfuerzo de nuestro objetivo que es la Salvación en Jesus.
Estos factores son:
          Falta de humildad
          Falta de comunión verdadera con Dios
          Tiempo con cosas que no agregan ningún valor para su vida
          Acomodarse con las cosas de Dios
          Otras muchas que podemos pasar días haciendo una lista enorme..
El punto es que muchas veces colocamos nuestros propios intereses y voluntades delante de la voluntad de Dios.
Por esto hermanos esta carta deja muy claro que hay que eliminar el lastre que nos estorba. Hay que dejar de lado las cosas que son carnales y mundanas para poder correr esta carrera.
En especial, hay que dejar de pecar.
Hermanos creo que uno puede ate correr con algún tipo de lastre, pero nadie puede correr con el pecado en su vida.
El pecado es como una enfermedad que si no es sanada y limpia crece cada día en la vida de una persona y saca completamente las fuerzas para seguir.
El pecado nos separa de Dios, el pecado nos impide de tener una verdadera comunión con Dios.
El pecado mata. Y yo no conozco a nadie que pueda vencer una carrera si está muerto.
Gloria a Dios que él dio su hijo Jesus para morir y darnos una chance de vida, porque él limpia nuestros pecados.
Pero, en este versículo que leímos, el autor hace referencia al pecado mas grave que un creyente puede cometer, que es la indiferencia espiritual. Esto se puede ver claramente el el texto de Hebreos 5:11 y 12
 
5:11 Acerca de esto tenemos mucho que decir, y difícil de explicar, por cuanto os habéis hecho tardos para oír.
5:12 Porque debiendo ser ya maestros, después de tanto tiempo, tenéis necesidad de que se os vuelva a enseñar cuáles son los primeros rudimentos de las palabras de Dios; y habéis llegado a ser tales que tenéis necesidad de leche, y no de alimento sólido.
 
Que dura la palabra de Dios. Pero muchos caen en la indiferencia espiritual, que causa una separación de Dios y de su voluntad, con esto uno pasa a estar solo en una carrera donde las fuerzas para esta carrera viene del mismo Dios.
No se puede correr esta carrera solo, no se puede pensar que uno tiene la capacidad de moverse solo
Efesios 6:10
6:10 Por lo demás, hermanos míos, fortaleceos en el Señor, y en el poder de su fuerza.
 
 
 
La fuerza viene de Dios.
Bueno, tenemos claro que estamos corriendo una carrera, que hay un premio para esta carrera, también hay un juez para esta carrera y hay reglas para esta carrera.
Pero cuales son las características de esta carrera:
1º Característica: Hay que esforzarse por el premio:
 
1 Corintios 9:24
¿No saben que en una carrera todos los corredores compiten, pero solo uno obtiene el premio? Corran pues de tal modo que lo obtengan.
 
 
Ayer en la vigilia, vimos como Dios hace maravillas en aquellos que se esfuerzan en estar en la presencia de Dios.
No estoy diciendo que hay que sufrir.. Gloria a Dios no necesitamos sufrir por Jesus. Pero si hay que buscarlo, hay que conocerlo, hay que pelear la buena batalla.
 2º Característica: Hay obstáculos:
 
Gálatas 5:7
 
Ustedes estaban corriendo bien, ¿Quién los estorbó para que dejaran de obedecer la verdad?
 
Hermanos, siempre habrá problemas, otras cosas más urgentes, cansancio, o quizá otras cosas, para que ustedes dejen de correr.
Siempre habrá obstáculos intentando sacar a nosotros del camino que Dios tiene para nosotros.
Siempre que tengo una bendición muy grande llegando a mi vida, veo que los obstáculos aumentan
3º Característica: La única forma de vencer esta carrera es con fe
 
2 Timoteo 4:7 y 8 He peleado la buena batalla, he acabado la carrera, he guardado la fe
 
De nuevo Pablo nos ensaña que la buena batalla se pelea por la fe.
Para completar la metáfora que Pablo usa en relación a la vida de un cristiano, acá tenemos claro que la fe es el compromiso de un atleta con las reglas de esta carrera, con el compromiso de esforzarse en cumplir con la voluntad de su Dios, con el compromiso de obedecer la palabra de Dios, de Confiar que el camino que  Dios ha planificado para nosotros es el perfecto camino.
Hermanos, la única forma de pelear la buena batalla, la única forma de vencer la carrera, es guardando la fe.
Puede parecer simples hermanos, pero no lo es.. Muchas veces las luchas, las dificultades van intentar sacarnos del camino del Señor, pero debemos mantener la fe, hay que perserverar
Para entender lo que el versículo de hebreos 12:1 nos enseña sobre correr con perseverancia, hay que entender lo que está escrito en el capítulo anterior
Hebreos 11
11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.
11:2 Porque por ella alcanzaron buen testimonio los antiguos.
11:7 Por la fe Noé, cuando fue advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó el arca en que su casa se salvase; y por esa fe condenó al mundo, y fue hecho heredero de la justicia que viene por la fe.
11:8 Por la fe Abraham, siendo llamado, obedeció para salir al lugar que había de recibir como herencia; y salió sin saber a dónde iba.
11:11 Por la fe también la misma Sara, siendo estéril, recibió fuerza para concebir; y dio a luz aun fuera del tiempo de la edad, porque creyó que era fiel quien lo había prometido.
11:13 Conforme a la fe murieron todos éstos sin haber recibido lo prometido, sino mirándolo de lejos, y creyéndolo, y saludándolo, y confesando que eran extranjeros y peregrinos sobre la tierra.
11:17 Por la fe Abraham, cuando fue probado, ofreció a Isaac; y el que había recibido las promesas ofrecía su unigénito,
11:18 habiéndosele dicho: En Isaac te será llamada descendencia;
11:19 pensando que Dios es poderoso para levantar aun de entre los muertos, de donde, en sentido figurado, también le volvió a recibir.
11:23 Por la fe Moisés, cuando nació, fue escondido por sus padres por tres meses, porque le vieron niño hermoso, y no temieron el decreto del rey.
11:24 Por la fe Moisés, hecho ya grande, rehusó llamarse hijo de la hija de Faraón,
11:25 escogiendo antes ser maltratado con el pueblo de Dios, que gozar de los deleites temporales del pecado,
11:26 teniendo por mayores riquezas el vituperio de Cristo que los tesoros de los egipcios; porque tenía puesta la mirada en el galardón.
11:27 Por la fe dejó a Egipto, no temiendo la ira del rey; porque se sostuvo como viendo al Invisible.
11:29 Por la fe pasaron el Mar Rojo como por tierra seca; e intentando los egipcios hacer lo mismo, fueron ahogados.
11:30 Por la fe cayeron los muros de Jericó después de rodearlos siete días.
Esto es perseverancia hermanos, esto es correr una carrera de acuerdo a la voluntad de Dios
Para terminar, me gustaría de leer otra carta de Pablo a los Filipenses
3:12 a 14
3:12 No que lo haya alcanzado ya, ni que ya sea perfecto; sino que prosigo, por ver si logro asir aquello para lo cual fui también asido por Cristo Jesús.
3:13 Hermanos, yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado; pero una cosa hago: olvidando ciertamente lo que queda atrás, y extendiéndome a lo que está delante,
3:14 prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús.
 
 
 
Que nosotros pasemos a preocuparnos de cosas más importantes en nuestras vidas, que un sencillo mundial….. Prosigamos a la meta y al premio que tenemos en Cristo Jesús!!!
 
Bendiciones!!!
 
Emiliana
 
prédica de Eduardo Valente Neto.
 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Prove you aren't a robot *